Llega Navidad y vais a ir justo para todo esto

Atento que llegan las fechas en las que todo se hace corriendo y no hay tiempo para nada. 

‘Planes de última hora’, ‘regalos de última hora’, ‘decisiones de última hora’. En España nos estamos especializando en hacer todo corriendo y en los últimos momentos. Solo así se explica que tengamos que estar permanentemente hablando de hacer algo “sobre la bocina” o “dejar para mañana lo que podemos hacer hoy”.

En navidad todo se hace con prisasParecía que este asunto carecía de base científica y que respondía únicamente al hecho de que “siempre vamos con prisa” o que solamente somos más vagos que una alfombra. Pero la ciencia tiene el poder de ponerle nombre a todo lo que se preste, en este caso el asunto se ha bautizado como “procrastinación”, y la psicología dice que los expertos para dejarlo todo para mañana lo tienen todo tan calculado como los que no dejan nada para la hora siguiente.

Pasa el año, dejamos muchas tareas para mañana y nos encontramos de bruces con la Navidad, un periodo en el que los planes y las cosas que hacer se multiplican. Un periodo del que los desorganizados no suelen salir enteros, y en que matarías por tener el don de la ubicuidad. Si durante el año llegas justo a muchas cosas, atento a todo lo que te va a pasar durante Navidad, en las semanas previas.

Prepárate, que llega Navidad

Encontrar cotillón

Hace semanas que el amigo que tiene prisa para todo se encargó de avisar por el grupo de WhatsApp de que es el momento de cerrar la nochevieja. Las ofertas festivas se multiplican como por arte de magia y dejarlo todo para el final no suele ser acertado. Como es habitual, al amigo que lanza este aviso nadie le hace caso. Piensas que hay tiempo para todo y que tendrás entradas para el sitio que quieras. Craso error. Diciembre se te ha echado encima y no has cerrado los planes correspondiente. Game over.

Encontrar casa para celebrar nochevieja

Planes para nochevieja hay muchos. Hay quien no tiene que sufrir ni un solo minuto por no encontrar cotillón porque, directamente, no pisa uno de esos sitios. Pero, en cambio, si que le gusta coger las maletas y dejarse llevar por algún sitio con encanto en el que terminar el año. Ojo, puede ser para nochevieja o para celebrar algún evento con amigos en cualquier otro momento navideño. El caso es que en estas épocas los alojamientos vuelan. Y si no lo has previsto con anterioridad lo posibilidad más plausible es que acabes en algún pueblo con cuatro cabras y una casa de conservación discutible. Lo siento amigo, no se puede dejar todo para última hora.

Comprar los regalos

Esta es la mítica de las navidades. Te hace mucha ilusión que te hagan regalos y te gusta pasear con el frío y las bolsas, pero lo acabas dejando para última hora y te encuentras dando vueltas como pollo sin cabeza por la calle Preciados sin tener muy claro lo que quieres y para quien lo quieres. Y claro, pasa lo que pasa, que acabas en las ofertas de última hora de Amazon o, en una línea similar, en la sección de ideas para regalar escogiendo algo que te saque del apuro.

Dinero para pagar todos los planes

Encontrar sitio para todos los planes puede ser complicado. Y un regalo a tiempo para todos los miembros de la familia también. Pero no podemos ignorar que uno de los grandes problemas de que llegue Navidad es el presupuesto que debes manejar. Las cenas se multiplican, siempre te regalas algo que llevabas un tiempo esperando y entre los regalos para la familia siempre se cuela algo caro. Conclusión: tu pensabas que la cuesta de enero era un auténtico mito y al final es verdad. Sin darte cuenta has terminado sin un céntimo.

Sitio para la cena con tus amigos

Este es otro marrón curioso. Como ya hemos dicho, las cenas en esta época del año se multiplican. Los locales se frotan las manos viendo como acudes a ellos con desesperación, pero el caso es que pasan los días y tu no tienes mesa para todos los colegas. La tarea se vuelve titánica. Y pueden pasar dos cosas: que acabes triunfando porque un local se ha quedado con un hueco, o que acabes cenando en ese sitio que nunca habías imaginado que pisarías. Tampoco hacía falta que os dijéramos que eso ocurriría.

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies