Sí, también perdiste la cabeza por uno de estos regalos

Ojo que ya sabemos que algunos regalos de Navidad se van a agotar en las tiendas. Así que ya puedes estar prevenido. 

¿Sois previsores? Esperamos que sí, porque se avecina una época en la que deberías tener muy clara la agenda que se avecina. Si eres de los que amas las escapas exprés tendrás que tener todo muy bien atado para el puente de diciembre, por ejemplo. Pero muy poco tiempo después llega la Navidad, y si eres de los que no espera hasta el final para comprar los regalos, tendrás que ponerte las pilas y echar un ojo a los catálogos para ver todo lo que corre el riesgo de agotarse.

En Verne, uno de nuestros sitios favoritos de la red, han hecho un repaso de los juguetes que van a ser lo más de lo más estas navidades. Si tienes hijos, sobrinos o vecinos pequeños a los que regalar algo, atento, porque hay varias cosas en el listado que corren el riesgo de acabar Sold Out y tener que quedarte tu con cara de circunstancias.

Cuando le eches un ojo al enlace verás, con perpejlidad, que los juguetes que más de moda están no tienen mucho que ver con lo que estabas acostumbrado. Las L.O.L. Surprise nos tienen particularmente perplejos, aunque siempre queda un hueco para los recuerdos al saber que la Casa Maletín de Playmobil o la comisaría móvil de LEGO también están en la picota.

También quisiste estos juguetes

Pero nosotros, que no somos de quedarnos en el dato, hemos echado un ojo a este listado y hemos retrocedido unos cuantos años. ¿Con qué intención? Con la de recordar aquellos juguetes/regalos que nos volvieron realmente locos en varias épocas de nuestras vidas. Seguro que, quien más quien menos, todos habéis luchado en alguna ocasión por tener alguno de estos.

Furby: ¿recuerdas a Arnold Schwarzenegger como pollo sin cabeza buscando un muñeco para su hijo en la mítica ‘Un padre en apuros’? Pues cuando en 1998 se lanzó la primera hornada de Furbys ocurrió algo parecido. No solo se agotaban como los churros recién hechos un domingo, sino que hubo más de uno que hizo filas faraónicas para conseguir uno de estos muñecos que aprendían a hablar. Primero hablaban en su idioma, y luego iban evolucionando hacia el idioma del dueño en cuestión. Esta capacidad de ‘aprendizaje’ les valió para que alguna empresa paranoica les tachara de espías.

Tamagotchi: vieron la luz en 1996, y el que diga que en esa época no le pilló con la edad de comprarlo y moría por uno, casi seguro que miente. Fue una auténtica locura que más de uno sacaría del cajón de los recuerdos para volver a darle una buena pitanza a su Tamagochi. Era como los móviles de hoy en día: todos los críos los llevaban a clase y había que ponerlo en silencio para que el profesor no te pillara. Y es que haber quien era el guapo que no le limpiaba la caca al bueno del pollito. La fiebre del Tamagotchi fue, sin duda, una auténtica bestialidad.

Game Boy: si no tenías una debías buscar un amigo que la tuviera. La Game Boy personificó una de las primeras consolas serias de la era moderna (antes había otras míticas) y fue toda una revolución para los niños de la época. Sobre todo cuando salieron la Game Boy pockey o las de colores. ¿Quién no ha sufrido porque estaba todo el día sin pilas para la Game Boy? Por no hablar de las horas y horas que gastamos jugando al Mario, al Zelda o al Kirby. Increíbles momentos.

Discman: todavía se venden, ojo. Según los libros de historia, los primeros Discman vieron la luz en 1994, aunque lo cierto es que -si la memoria no nos falla- su popularidad fue en aumento unos años más tarde. Ahora, en 2017, vemos el Discman como algo completamente anticuado, puesto que no puedes descargar música, no tiene altavoces o resulta muy complicado transportarlo con comodidad. No obstante, hubo algunas épocas en las que era el regalo preferido.

Juguetes miticosPlay Station: es lo que ocurre con la electrónica, que las leyes de la física les termina convirtiendo en el regalo estrella de varias generaciones. Tras el furor de la Game Boy color, la primera Play Station fue una auténtica bomba. A Europa llegó en 1995 y, efectivamente, todos los niños querían una. Y el que no la tenía pasaba horas y horas en casa del afortunado que sí la tenía. Si no tuviste una, seguro que recordáis quién era el vecino/amigo cuya casa se convirtió en un autentico fortín.

Meccano: los Meccano (ojo, y otros tantos juegos de mesa) demostraron durante mucho tiempo que se podía conquistar a un niño con algo que no fuera electrónica. Nacieron como un pequeño conjunto de piezas y tornillos que montabas tu mismo para crear coches o grúas. Evolucionaron para ponerle un motor y que los coches pudieran tener vida y, según podemos leer, ahora incluso es posible tener un Meccano que se puede manejar a través de una app para el móvil. Increíble.

¿Tuviste alguno de todos estos juguetes?, ¿con cuál te quedarías si pudieras volver a elegir?

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies