Hora de la nostalgia: ¿recuerdas cuando limpiabas la bola del ratón?

Ahora todos somos muy valientes pero, tal y como nos ha recordado una publicación en Facebook, hubo un tiempo de nuestras vidas en las que de verdad había que luchar por sobrevivir cada día. Y es que todo podían ser problemas: el ratón del ordenador no funcionaba, no conseguías pasarte ni un triste solitario y el chico o la chica que te gustaba no te hacía ni caso por el Messenger. Todo  eran dramas. Para que hablen de que cualquier tiempo pasado fue mejor.

¿Has vivido todos estos momentos nostálgicos? 

Limpiar la bola del ratón

Desde que les pusieron la lucecita roja (¿es un láser?), nada ha vuelto a ser lo mismo. Para todos los que NO lo han vivido: cuando el cursor por la pantalla no se movía con la fluidez que querías, el problema podía no ser muy grave. Lo más probable es que la bola del ratón se hubiera llenado de basura. La sacabas, la limpias y a funcionar. Y todo era mucho más sencillo. Y sí, también se podía sacar la bola por puro deporte.

Horas jugando al Snake

Ahora te puedes gastar más de 1.000€ en un móvil, algunos ni se despeinan gastando este dinero, pero nunca (creemos) podrás volver a comprar uno que tenga el Snake. Asúmelo: los más jóvenes de hoy no podrán echarse una partida y tú sí pudiste hacerlo. Jaque.

Y al buscaminas (y al solitario)

Puede que tú no lo sepas, pero hubo un tiempo en el que no se pudo usar el ordenador para ver YouTube o Netflix. La usabas para trabajos para clase en Word y, como mucho, una partida al buscaminas, uno de los juegos más famosos de la historia y que nos atrevemos a decir que nunca nadie ha sabido de verdad cómo funciona. Ponías banderitas como te venía en gana y rezabas para que alguna vez te saliera bien.

Y, por supuesto, a falta de Fortnite podías pasar horas jugando al solitario, con esos “deshacer” cuando te equivocabas de carta y esos reinicios cuando la jugada no te salía como querías. Solo gracias a ese juego se puede comprender bien lo de “hacerse trampas al solitario”

¿Qué me dices de la letra del WordArt?

La portada, ¿la hacías al final o al principio del trabajo? La cantidad de graduados escolares que se podrían haber perdido por el camino solo por culpa del WordArt. Mira que hay decisiones complejas en la vida, pero elegir qué letra utilizar en cada trabajo era una de las más trascendentales que podías vivir por aquellos tiempos del Word.

Magia con las cintas de casete

Te vamos a hacer una pregunta directa y sencilla: ¿alguna vez has rebobinado una cinta de casete con un boli Bic? Si lo has hecho, entonces que sepas que eres, al menos, de la quinta del que escribe estas líneas. Ahora todo es muy fácil gracias al táctil pero hubo una época en la que tenías montar verdaderos operativos de rescate para no perder tu música favorita. Que, ojo, muchas veces estaba grabada directamente de la radio.

Momento de nostalgia con Jumpers

1999 nacía el Messenger

Este dato no te lo esperabas, pero aquí te lo dejamos. Para que te hagas una idea del terreno por el que nos estamos movimiento. Es posible que hace 18 años lo estuvieras usando. Y pensabas que fue ayer. Declararse a alguien por Messenger fue la gran evolución de varias generaciones.

La Encarta te salvó la vida

Antes de que los plagios se pusieran de moda, fusilar un artículo completo de la Encarta llevándolo a un word era un auténtico salvavidas. Cuando la cosa se puso seria, ya no colaba tan fácilmente y tenías, al menos, que pegar el artículo en cuestión en un blog pero usar tus propias palabras para disimular. Pero incluso así todo era mucho más sencillo.

Y si algo fallaba, siempre te quedaba El Diario de Patricia

¿Tenías un mal día? Todo se solucionaba frente a la pantalla. Este mítico programa no pedía pan, te daba tardes de gloria y debería haber estado blindado por la Constitución. Pero es que a veces en España estamos a por uvas.

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies