Épocas de exámenes: ¿infierno o diversión?

Escuchamos hace unos días una frase que nos recordó que mayo y junio pueden ser meses muy divertidos… O una auténtica tortura para los estudiantes. La frase “estoy de exámenes” hace que más de uno se eche a temblar, pero todo depende de la filosofía con la que te tomes el asunto. Aunque pasar las horas chapando no es el plan perfecto para nadie, las épocas de exámenes pueden tener sus cosas divertidas.

Época exámenes Jumpers

Algunos trucos para las épocas de exámenes

Que sí, planificación, estudiar día a día y SOBRE TODO no subrayar todos los apuntes es fundamental. Solo lo importante, no vaya a ser que los dioses de los fosforitos bajen y se ceben contigo. Cuando estás en la universidad cada uno debería saber cómo organizarse con éxito, que para eso eres mayorcito y ya sabes pedir las becas solo.

Pero hay dos trucos de los expertos que a nosotros nos encantan. Bueno, somos sinceros, nos encantaban cuando estábamos en la universidad. El primero de ello es recompensarte. La mítica de… “Acabo este tema y…” Es decir, acabas ese tema y saqueas la nevera, o acabas ese tema y te vas a la máquina de la entrada a por la quinta palmera de chocolate. Porque, seamos sinceros, la mayoría de las recompensas siempre son el forma de comida.

Otro buen consejo es buscar el apoyo de compañeros. Es decir, haceros fuertes en una biblioteca para ver que no estás solx en tu camino hacia los heroicos aprobados. Esos cafés del descanso y esas reflexiones a cualquier hora del día diciendo “esta convocatoria la dejo pasar…” han salvado más de una carrera.

Cosas que vas a decir en época de exámenes

Y por razones así estos momentos del año pueden ser muy divertidos. No digáis que no. Aunque seguro que conocéis al típicx de alguna carrera que cuando empieza a olerse los exámenes no se les puede ni dirigir la palabra por los nervios. Aunque al final también son bastante divertidxs.

“Mañana madrugo y remato estos 100 folios”

Asumiendo perfectamente que cuando suene el despertador a las 4 de la mañana darás por hecho que lo mejor es jugar la quiniela y que no salgan esos temas.

“No me va a cundir”

Como excusa universal para calmar tu conciencia un día que sabes que no te apetece lo más mínimo estudiar.

“Mezclo café y Coca Cola y esta noche tiro”

Mira, crack, puedes hacer todos los calderos mágicos de lo que quieras. Puedes caerte si quieres en la marmita de Obélix, pero si el calendario te aprieta y todavía no le has echado un ojo a esos apuntes, lo más probable es que el tiempo se haya agotado. Hay que asumirlo.

“Eso dónde salía”

Cuando un compañerx, a última hora, sin prácticamente margen de maniobra se saca de la manga algo que apuntó en la esquina de unos apuntes que solo tiene él.

“¿Pero ese por qué pide otro folio?”

Y es que las preguntas de TU examen no daban para escribir tanta literatura.

“Oye, ahora ya no repaséis las preguntas”

Porque no quieres empezar a mentalizarte nada más terminar de que algo no ha salido como tu esperabas.

¿Qué otras frases pronuncias tú en época de exámenes?

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies