Moras negras, tortillas con cebolla y Jumpers de mantequilla

Todavía no hemos lanzado la pregunta, pero ya avisamos que los cinco dilemas que vamos a poner en liza en los próximos párrafos los has tenido con alguien de tu entorno en algún momento de tu vida. Evidentemente, no somos los primeros que usamos a nuestras masas para resolver estas indecisiones: en El Comidista es habitual que eleven este tipo de duelos a asunto de estado, y este tuit de agosto de 2017 abrió la veda en agosto de 2017, provocando una auténtica avalancha de publicaciones similares que, como todo lo bueno, se terminó trasladando hasta otros países.

Pero, ¿por qué ahora hemos decidido ser nosotros los que llevemos estas cuestiones hasta nuestro lienzo? Muy sencillo: escuchar a dos personas debatir abiertamente, y en mayúsculas, en un grupo de WhatsApp sobre marcas de AGUA MINERAL, nos ha llevado a reflexionar sobre las profundidades de la mente humana, y hasta donde es capaz de llegar. No os vamos a dejar con la duda: en esta dura contienda sucedieron dos cosas; la primera que todo el grupo pudo leer con cierta incredulidad que el instigador de la lucha del agua mineral compra su marca favorita en un supermercado fuera de su barrio (porque los más cercanos no tienen la marca que le gusta), y el otro miembro le acabó bloqueando tras lanzar duras consignas en su contra. Así es como funciona el ser humano, queridos amigos.

Y dicho esto, llega el momento estelar: ¿qué opinan los amigos de Jumpers sobre estas cuestiones?

Moras rojas o negras

Debate comidas en EspañaEste el debate que abrió la veda. El inicio de todo. Antes de su existencia ya había otros que resolver, como el número 2 de esta lista, pero el duelo entre moras rojas o negras era de altura. El autor del tuit no se esperaba que una encuesta tan sencilla fuese a generar más de 83.000 reacciones a todos los niveles. Solo le falto llegar al Congreso. A pesar de que mucha gente apuesta por un sabor similar, asegurando que no hay diferencias, el caso es que las MORAS NEGRAS se llevaron de calle la batalla. Pero no por un porcentaje ínfimo, no, no: se lo llevaron de paliza. ¿Dilema resuelto entonces?

Tortilla de patata con o sin cebolla

Familias y grupos de amigos rotos por este debate, que trae de cabeza a miles de personas a lo largo y ancho de nuestro país. El duelo de Sí-Cebolla o No-Cebolla, que desata iras y enemistades en ambos bandos (en contra de personas del otro, claro) solo se ha visto interrumpido en la historia moderna por el delicado debate entre Amaia y Aitana, que también ha sacudido los cimientos de la sociedad tal y como la conocemos. Echar cebolla en la tortilla de patata es una cuestión de gusto personal. Si tienes narices (que sabemos que las tienes) busca en la primera página de Google acerca de este asunto. Nadie se ha atrevido a decir con rotundidad como debe de hacerse, aunque en estas situaciones suele ganar “la de mamá”. Los más puristas te dirán que la tortilla clásica es con cebolla, y que no hay más debate.

Cola Cao o Nesquik

Antonio Recio, embajador ¿no deseado? del Cola Cao, llevó el debate a las pantallas de TV en un capítulo de la última temporada de ‘La que se avecina’. Sí, sí, cuando llama ‘hereje’ al hermano sacerdote de los Rivas por querer Nesquick en vez de Cola Cao. Lo cierto es que en este terreno el debate está más complicado. Porque en el terreno de la cebolla no hay mucho donde elegir, pero si nos adentramos en los barros del Cola Cao, hay muchas marcas y opciones para degustar. Nosotros, si tenemos que elegir, siempre nos quedaremos con los grumitos… Y hasta aquí podemos leer.

Jumpers de mantequilla o de kétchup

¿De verdad pensabas que íbamos a dejar a nuestras dos estrellas fuera de este debate de sabores? Y un mojón. Que conste que acerca de este asunto también se han hecho encuestas en Twitter, pero desconocemos la razón por la que no han cobrado tanta fuera como otros dilemas. Nos faltará ese ‘algo’, suponemos. El caso es que siempre, SIEMPRE, que el debate ha sido lanzado (por nosotros u otras personas) los de mantequilla han acabado ganando. Eso sí, debemos decir que los fans de la versión kétchup son muy fieles y defienden con uñas y dientes su opción ganadora.

Pizza con o sin piña

Personalmente, las manos que escriben este post no aceptan debate al respecto: consideramos la pizza con piña como una auténtica aberración que no debería existir ¿Esperabas medias tintas al respecto? Pues nos tememos que no, que en esto nos hemos convertido en personas tajantes. Es por ello que comprendemos perfectamente a la gente que se niega a hacer un pedido si entre las pizzas a encargar hay una con piña. Y cualquier juez lo aprobaría.

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies