¿Vienes a las fiestas del Pilar? Te entregamos nuestro manual

Nos parece imposible que no te hayas enterado pero, ¡son fiestas en Zaragoza! Como te vamos a contar en el punto 5, seguro que tu amigo zaragozano ya se ha encargado de decírtelo. El hecho de que cada 12 de octubre te patrocinemos un día festivo también tiene mucho que ver en este conocimiento. Pero, a lo que vamos: ¿tienes pensado venir a las fiestas del Pilar? Si todavía no has pisado este terreno de juego, te damos unos consejos básicos -cortitos y al pie- para que juegues este partido con éxito.

1. Vas a tener frío

En Zaragoza, o al menos es lo que se piensa en esta tierra, somos gente de extremos. Y aquí cuando llegan las fiestas del Pilar, si nada se tuerce, hace frío. Es matemático. Olvida el veroño y cualquier figura mitológica parecida. Lo quieras o no vas a necesitar una cazadora por las noches. Y no te despistes o te hagas el durito/a porque las vueltas a casa pueden ser muy frías (y duras) si te has pasado de listo con este tema.

Consejos fiestas del Pilar

2. No son fiestas para indecisos

Aunque en 2018 no se han abierto las puertas de una de las grandes carpas nocturnas, la oferta en Zaragoza durante las fiestas es amplia para casi todo. Menos las ferias, que solo hay un recinto como es obvio, tenemos decenas de opciones para comer, visitar o salir de fiesta. Si eres de los que pasan horas mirando la carta de un restaurante, mejor que bajes el listón, porque solo elegir dónde comer/cenar ya es complicado. Foodtrucks, el Tubo, la zona centro, la Madalena, etc… no nos falta una buena pitanza.

Y cuando llega la noche, aunque la masa suele moverse a la gran carpa principal, pero también se puede salir de fiesta por el casco histórico o por la zona centro. Es decir, SIEMPRE hay que elegir un rumbo.

3. Somos gente de simplificar

Igual se contradice con el punto anterior, pero nos estamos refiriendo a otro asunto totalmente diferente. En Zaragoza, a la hora de la verdad, no manejamos tantos tecnicismos como en otras zonas en temas de comida o bebida. Las tapas son las de toda la vida y se llaman así, no tienen apodos. Tampoco los tienen las diferentes opciones para beber y lo explican muy bien en este artículo de Epik: “Si quieres un litro de cerveza o calimocho no digas cachi, litrona o mini”. Solo tienes que decir “un litro de cerveza”. No te preocupes que te van a entender.

4. Aquí hay dos religiones

La Virgen del Pilar, obviamente, y el Real Zaragoza. Aunque no seas creyente, en los mandamientos de la ciudad está respetar la imagen de la Virgen como si fuera tuya. Porque hay cosas con las que no se juega.

Respecto al Real Zaragoza, es posible que (si eres de fuera) te sorprendas cuando en plena fiesta comience a sonar el himno. Aquí somos capaces de ponerlo hasta haciendo la compra. El himno del equipo siempre entra bien en cualquier situación y cuando suenan los primeros acordes todo el mundo se calla, carga los pulmones de aire y se canta como si fuera tu último himno.

Y no hagas sangre con el tema de la segunda división, todavía lo llevamos regular.

5. Te vamos a insistir

Podemos ser muy pesados, la verdad. Si vienes de fuera, seguro que vienes para salir, pero -para que te hagas a una idea- si a un amigo se le ocurre la brillante idea de quedarse en casa una noche, somos capaces de llevar una tuna a su ventana para que salga como sea. Si vienes de fuera te vamos a insistir mucho en visitar el Pilar (que tu quieres visitarlo y nosotros lo sabemos, pero te lo vamos a decir), no nos quedaremos tranquilos hasta que te comas un champi en el tubo, hasta que tomes otra cerveza (si tienes edad para tomarlas) y seremos todo lo pesados que sea necesario para que la fiesta acabe lo más tarde posible. O pronto, ya depende de la hora de la mañana que sea.

Importante: si vienes un año, seremos muy pesados para que vuelvas el siguiente.

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies