¡Sorpresa! Confirman que a los españoles nos chiflan “las tapas”

Tapas de España favoritasNo es ningún misterio: en España nos gusta eso de salir de casa a los bares. Lo que toda la vida se ha llamado “tomar algo”, que es un concepto muy amplio que puede abarcar desde tomarse una simple horchata, hasta quedar a comer un sábado por al medio día y acabar entrando por casa en la cena del domingo. Este tipo de costumbres no era necesario que fueran corroboradas por los datos, pero aquí todo se mide: Amstel Index es una herramienta que mide la popularidad de según qué elementos en las redes sociales, y ha confirmado que cuando hablamos de “tomar algo” normalmente nos referimos a tapas, raciones, aperitivos, maridajes, pinchos y picoteo.

Madrid y Andalucía saben de lo que hablan

Lo que queda claro es que el concepto “tomar algo” es inabarcable. Y otro dato más: Madrid y Andalucía se ponen a la cabeza de esta cultura tan nuestra. Puede que a su favor juegue el hecho de que estas dos comunidades autónomas son punteras en ese talento inimitable de poner verdaderas tapas con una consumición. No ponen unos cacahuetes, no, lo que te pueden poner si te despistas es una buena ración de pulpo por su sitio. Igual hasta te quitan las ganas de comer.

Pero, ¿tú que tapas prefieres?

Turistas y personal nacional se ponen las botas en bares de todos los rincones de España. La cultura de las tapas, como bien han dicho los tuits analizados por Amstel Index, la manejamos bien. Poco menos que si fueran una pregunta de selectividad no caeríamos ninguno. El problema de las tapas se asemeja un poco al que algunos quieren buscarle a las autonomías: que en cada tierra manda una cosa.

Pero si tenemos otra especialidad en este bendito país (y ya llevamos unas cuantas especialidades) es en dejar a un lado el estado de las autonomías y presumir de algunos bocados universales allí donde hagas un alto en el camino.

Las bravas

A nosotros que nos digan lo que quieran, pero si las bravas no son patrimonio nacional nos bajamos del barco. Pocos alimentos dan tanto juego como las patatas, que las puedes hacer prácticamente como te venga en gana. En cada bar de este país tienen una forma de hacerlas, y por eso existen algunas raciones de bravas que han pasado a los anales de la historia: las bravas del Docamar en Madrid o del Montesol en Zaragoza (a las que antaño hubiéramos unido las del Texas) son solo dos ejemplos casi mundialmente conocidos. Lo mejor de todo es que para hacer unas buenas bravas hay que respetar pocos mandamientos: nada de patata congelada, y un poquito de esmero con la salsa. Que lo del ketchup y las mayonesa mezclada lo sabemos hacer todos en nuestra casa.

La ensaladilla

Una ración que tiene su propio campeonato nacional está a la altura de un manjar de dioses. Pocas raciones tienen tanta versatilidad como la ensaladilla, que bien presentada se puede poner en un museo, y con una buena cantidad para valientes te quita el hambre hasta el día siguiente. El I Concurso de Ensaladilla Rusa San Miguel, que se celebró en San Sebastián, tuvo como ganador a Carles Abellán dueño del “Tapas 24” de Barcelona. Y hay algo en lo que coincidieron todos los participantes: la ensaladilla es libertad. Pero también hay que respetar unos mínimos de decencia. ¿Cuál es la mejor de tu ciudad?

La patata de carne

Una patata abierta, carne picada y su salsa correspondiente. Para los casos en los que quieres llevarte a la boca algo más que una sencilla ración, una buena bola de carne siempre está ahí, dispuesta a darte lo que necesitas. Si preguntas a los expertos en moverse por el mundo para llevarse unos buenos bocados a la boca, te dirán que las bombas de la Barceloneta hay que comerlas, al menos, una vez en la vida.

Platito de jamón

Creemos que esto ya eleva el tema del tapeo. Pero es que pedirte una consumición en un bar y que te pongan un platito de jamón (ojo, no hablamos de una paellera) es digno de ponerle al dueño o dueña de ese local la mejor de las referencias en Tripadvisor. Las bravas son sin duda unas de las mejores raciones del mundo, pero el jamón serrano ya una delicatessen. En el caso de que no localices en el radar ningún establecimiento que la ponga, si la tienes a tu alcance te recomendamos no dudarlo. Jugar con jamón es hacerlo a movimiento ganador.

Los calamares

Otra demostración más de que en España sabemos movernos en todos los terrenos culinarios. Si los bocadillos de calamares son una perdición para los amantes de este pescado. En bocadillo (El Calamar Bravo es toda una institución en Zaragoza), rebozados, con un poquito de limón… cada maestrillo tiene su librillo, también en este terreno. Pero hagas la elección que hagas, te aseguramos que pocos te pondrán mala cara en la mesa si pides una de estas raciones.

¡Ahora te toca a ti contarnos tu tapa favorita!

Nuestra web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies